Close

Ayer en la madre... sí en masa madre

Posted on by Abby Ramos

Como les habíamos comentado el día de ayer realizamos una cena maridaje con nuestros ahora amigos de Masa Madre (@masa_madre).  Comencemos por contarles un poco el concepto que ellos manejan.  

Masa Madre es un proyecto de jóvenes que decidieron retomar la deliciosa cultura de pan bien hecho y se lanzaron a la aventura abriendo un taller de cocina experimental ubicado en el corazón de la colonia Roma.  

Pero no se vayan con la finta que sólo venden pan, también realizan diferentes platillos como baguettes con carnes frías, pizzas y a partir de finales de este mes incluirán una gama más amplia de opciones culinarias.  Debido a que quieren ampliar su menú decidieron darles un pase de salida sin retorno (o eso esperamos) a las cervezas del duopolio e incursionar en el mundo de la verdadera cerveza, la artesanal.  Gracias a ello se programó una cena maridaje para darles la bienvenida a nuestras chingonerías.

 

En un ambiente muy relajado, el cual se podría decir que casi entre amigos comenzó una cata maridaje liderada por Isaac Aroche.  

Comenzó por un poco de la historia de La Chingonería, los pormenores de pasar de ser un cervecero casero a uno "industrializado" y demás chismes. 

 El primer tiempo fue un panucho de pato al pibil, El pato tuvo una cocción de tres horas logrando así el término correcto que acompañado del pibil de una salsa xnipec y queso doble cuadro de Chiapas. Este hermoso platillo fue elaborado especialmente para Tenebrosa nuestra cerveza pale ale, la conjunción de sabores logro un delicioso maridaje por contraste; ya que los sabores frutales de tenebrosa resaltaban las especias del pibil.

El segundo tiempo fue un pan campesino con guajolote y mole almendrado (Receta de la abuelita de una de las cocineras, que sabemos llevaba galletas de animalitos) este platillo fue elaborado para Amargator, que a decir de Fernando uno de los emprendedores de Masa madre fue el más difícil debido al intenso amargor y las notas tan marcadas de la hoja santa.  Debemos comentar que nunca habíamos probado un mole con esta cerveza, siempre se habían hecho maridajes más cítricos y ligeros, pero confesamos que fue grata la sopresa ya que al principio se hacía más evidente  el dulzor del mole, después   unas notas herbales y al final  se percibía el picante.

El tercer tiempo para finalizar con broche de oro para Házmela Rusa fue un delicioso geleé de cerveza y cacao, con una reducción de cerveza y un toque de pistachos. El maridaje fue muy ligero, cuestión que se agradece después de haber comido ya dos salsas que no lo son tanto. 

Y ésta fue nuestra historia en Masa Madre, quien no asistió en verdad se perdió una de las mejores cenas maridaje que hemos hecho. 

Nuestra recomendación no pierdan de vista a este lugar ya que estaremos trabajando con ellos de cerca.

 

 

Discussion off